Nuestros principios

Somos una institución universal, filosófica, filantrópica, progresiva, y progresista

¿QUÉ ES EL GRAN ORIENTE LATINOAMERICANO?

Los principios generales del Gran Oriente Latinoamericano están expresados en su Constitución. En ella se define a la Francmasonería como una institución universal, filosófica, filantrópica, progresiva, y progresista cuya finalidad es trabajar por el advenimiento de la justicia, de la solidaridad y de la paz en la Humanidad.

Está compuesta de hombres y mujeres libres ingresados a ella por la Iniciación y que hacen del trabajo un derecho y un deber y estudian con un método basado en el simbolismo constructor. Exige a sus miembros la tolerancia mutua, el respeto irrestricto de los Derechos Humanos y la libertad absoluta de conciencia.

La Fraternidad es un vínculo de unión entre sus miembros. Estos se dedican a su perfeccionamiento, a la búsqueda de la verdad, a la práctica de la virtud y al ejercicio de la solidaridad, para aportar el progreso moral, intelectual, social y material de la humanidad.

Sus miembros son libres para elegir sus prácticas religiosas o políticas, ya que considera que las concepciones metafísicas son de dominio exclusivo de la conciencia individual. Adopta el lema de Libertad, Igualdad y Fraternidad. Y con base a estos principios no acepta el dogmatismo, el fanatismo, la explotación del hombre por el hombre, los privilegios y la intolerancia. Rechaza asimismo a las dictaduras y a los regímenes totalitarios.

Los masones del Gran Oriente Latinoamericanos aspiran a unir a América Latina en una nación fraternal, libre y democrática.

Puede ser iniciado francmasón todo persona que adhiera a sus principios, sin exclusiones por cuestiones de etnia, género (mixidad), nacionalidad, país (supraterritorialidad o transterritorialidad) profesión u oficio, posición política, filosófica o religiosa.

¿QUÉ OTROS FUNDAMENTOS CARACTERIZAN AL GOLA?

El Gran Oriente Latinoamericano se fundamenta además en dos conceptos básicos la mixidad y la supraterritorialidad o transterritorialidad. Al establecer que está compuesto por logias femeninas, masculinas o mixtas no acepta exclusiones de género. Y, al facultarse a crear logias en cualquier país del mundo en donde haya hombres y mujeres que conformados en logias adhieran a sus principios, no admite fronteras ni restricciones o exclusividades territoriales. (Libro Primero Reglamento General).

CONSTITUCIÓN DEL GRAN ORIENTE LATINOAMERICANO PRINCIPIOS GENERALES DE LA ORDEN

ARTÍCULO 1

La Francmasonería es una institución universal, esencialmente filosófica, filantrópica, progresiva, y progresista destinada a trabajar por el advenimiento de la justicia, de la solidaridad y de la paz en la Humanidad. Está compuesta de hombres y mujeres libres ingresados a ella por la Iniciación. Ella tiene por principios y exige de sus adeptos la tolerancia mutua, el respeto irrestricto de los Derechos Humanos y la libertad absoluta de conciencia.
Sus miembros, unidos entre sí por el vínculo de la Fraternidad, se dedican a labrar su perfeccionamiento individual mediante el estudio y desarrollo de la ciencia y la cultura, la búsqueda de la verdad, la práctica de la virtud y el ejercicio de la solidaridad, con el objeto de lograr el progreso moral, intelectual, social y material de la humanidad.

ARTÍCULO 2

La institución estima que las concepciones metafísicas son de dominio exclusivo de la conciencia. No prohíbe ni impone a sus miembros ninguna convicción religiosa, pero rechaza toda afirmación dogmática y todo fanatismo. Ella hace suya la divisa de Libertad, Igualdad y Fraternidad, y en consecuencia, combate la explotación del hombre por el hombre, los privilegios y la intolerancia.

ARTÍCULO 3

El Gran Oriente Latinoamericano reconoce un Hermano o Hermana en todo francmasón, cualesquiera que sean su Rito u Obediencia.
La Francmasonería tiene por misión extender a toda la Humanidad los lazos fraternales que unen a todos los masones del mundo.
Los francmasones tienen como deber ayudar, guiar y proteger a sus hermanos y hermanas, incluso arriesgando su vida si fuera necesario, a fin de defenderlos contra toda injusticia.

ARTÍCULO 4

La Francmasonería, considerando que el trabajo, en todas sus manifestaciones, es uno de los deberes y uno de los derechos fundamentales del ser humano, lo exige a sus adeptos.

ARTÍCULO 5

La soberanía se ejerce mediante el sufragio universal, libre, secreto e informado. En el dominio público, el Gran Oriente Latinoamericano reconoce como único sistema de Gobierno aquellos que basan, la organización de sus instituciones, en el sistema democrático. Ella rechaza, en consecuencia, toda dictadura y regímenes totalitarios u otros que no respeten los derechos de las minorías.
Los masones del Gran Oriente Latinoamericano tienen por misión primordial unir a los hombres y mujeres del continente latinoamericano en una sola Nación fraternal libre y democrática.

ARTÍCULO 6

La calidad masónica sólo se adquiere por la Iniciación.
Puede ser iniciado francmasón toda persona, cualesquiera que sea su etnia, género, nacionalidad, profesión u oficio, opiniones políticas, filosóficas o religiosas, siempre que se conforme a los principios generales de la Institución y a los particulares de esta Constitución.
La iniciación comporta varios Grados. Los tres primeros son los de Aprendiz, Compañero y Maestro. El grado de Maestro da al francmasón la plenitud de los derechos masónicos.
Nadie puede ser dispensado de las pruebas y promesas prescritos por los rituales de cada grado.

ARTÍCULO 7

En las reuniones masónicas, todos sus miembros se hallan colocados al nivel de las más perfecta igualdad. No existe entre ellos otra distinción que aquella proveniente de los grados y cargos ocupados en la Institución.

Abrir chat
¡Estamos para ayudarte!
¿En que podemos ayudarte?